La Red de Justicia Ambiental organiza la Segunda Feria de Recursos para Trabajadores Agrícolas Migrantes en el Centro de Vivienda Pomona Ranch

Escrito por: Yelisa Ambriz

Este año, los trabajadores agrícolas migrantes están saliendo del Centro de Vivienda Pomona Ranch en Madera con algo más que sonrisas y disfraces. 

El Centro de Vivienda para Migrantes se asoció recientemente con la Red de Justicia Ambiental de California Central (CCEJN, por sus siglas en inglés) y otras organizaciones para su segunda feria de recursos, destinada a brindar apoyo y recursos cruciales para los trabajadores migrantes.

En la feria de recursos, a los trabajadores migrantes se les ofreció apoyo para la vivienda, ayuda para inscribirse en los servicios médicos, información sobre sus derechos, el evento incluso tuvo en cuenta el bienestar de los niños migrantes, con una biblioteca itinerante que también asistió distribuyendo información sobre cómo acceder a recursos educativos en línea. Susana Canseco, quien organizó el evento temático de Halloween, dice que “está muy agradecida con todas las agencias y organizaciones que participaron en este evento excepcional que reunió a trabajadores migrantes que, temporada tras temporada, viajan desde Salinas y otros condados para trabajar en diversos cultivos en los campos de Madera”.

El Centro de Migrantes de Pomona es uno de los pocos centros que continúa apoyando a trabajadores agrícolas en California durante la temporada de trabajo temporal que abarca de junio a octubre. Sin embargo, para alojarse en el complejo de 50 unidades, los trabajadores agrícolas deben cumplir con los requisitos de ingresos, demostrar que son trabajadores agrícolas y vivir a 50 millas de distancia para calificar para una vivienda subsidiada por el estado. Desafortunadamente, debido a esta “regla de las 50 millas”, una vez que concluye la temporada, los trabajadores y sus hijos se ven obligados a migrar dejando las comunidades que establecieron, esencialmente interrumpiendo la educación de sus hijos.

En el 2018, la senadora Anna Caballero corrigió esta política perjudicial emitiendo una exención que permitía que el cincuenta por ciento de las viviendas estuvieran disponibles para niños en edad escolar durante todo el año. El otro cincuenta por ciento tendría que permanecer vacante a menos que sea aprobado por la legislatura; la exención expirará en 2024. 

La Red de Justicia Ambiental ha estado abogando continuamente para empoderar y educar a las comunidades rurales que a menudo se quedan fuera de discusiones políticas como estas, presionando a los miembros de la comunidad para que participen en la organización comunitaria y el diálogo que eleve sus prioridades. En el caso de los trabajadores agrícolas, eso puede consistir en recursos insuficientes para los trabajadores agrícolas, falta de cumplimiento por parte de las agencias laborales o accesibilidad lingüística.

 La Red De Justicia Ambiental ha escuchado y documentado numerosos relatos de preocupaciones de los trabajadores agrícolas a lo largo de los años. A través de esfuerzos dedicados, defensa legislativa, participación educativa y movilización de los miembros de la comunidad, la Red de Justicia tiene como objetivo garantizar que las comunidades de trabajadores agrícolas sean escuchadas. 

En los próximos meses habrá múltiples oportunidades para crear conciencia sobre los problemas de los trabajadores agrícolas, con especial atención a la Audiencia Laboral Legislativa de la Asamblea  que se llevará a cabo en Sacramento en febrero del 2024 sobre las barreras que enfrentan los trabajadores agrícolas.